jueves, 27 de abril de 2017

El MIDI, sinónimo de inserción laboral

Estudiar el Máster en Investigación, Desarrollo e Innovación de Medicamentos es sinónimo de inserción. Y no lo decimos nosotros, lo dicen los datos que obtenemos con cada promoción. En concreto, la Promoción XXVI, graduada en Diciembre de 2016, ha alcanzado un nivel de inserción del  94, 44% en solo tres meses. Pero un dato que resulta todavía más motivador es que el 40% de los alumnos había conseguido un puesto de trabajo incluso antes de terminar el máster (en el periodo de octubre-diciembre de 2016).



Tras veintiséis promociones, la industria farmacéutica ha encontrado en el MIDI un valor seguro:  un candidato preparado, maduro e ilusionado por emprender un proyecto profesional. Entre estas empresas, se encuentran la propia Universidad de Navarra, GSK, 3PBiopharmaceuticals, Cinfa, Pra Health Science, Novartis o Rovi. Empresas que colaboran de muy diversas formas con el Máster y que saben que contratar un alumno del MIDI es apostar por el conocimiento y la preparación teórico- práctica propia de un máster con una larga trayectoria llena de éxitos.

Las áreas de colocación son variadas, reflejo de la amplia formación que se imparte, ya que los alumnos se colocan en departamentos tan diversos como Marketing, Calidad, Farmacovigilancia, Regulatory affairs, pero también en áreas de Investigación preclínica (mediante la realización de tesis doctorales) y de Ensayos Clínicos.

En definitiva, un año más podemos estar orgullosos de nuestros alumnos, porque han sabido enfrentar los primeros obstáculos para iniciarse en su carrera profesional con éxito.

Consulta los datos de la promoción 2015-2016

By Itxaso Ruiz de las Heras
Career Manager, Facultad de Farmacia y Nutrición




lunes, 27 de marzo de 2017

El MIDI, un antes y un después...

He sido alumna de la promoción MIDI XXVI y para mí, ha marcado un antes y un después en mi carrera como farmacéutica.

Quería hacer este máster para abrirme camino en la industria farmacéutica, una gran desconocida hasta entonces. Empecé el curso apenas sin saber qué me depararía después. Era una de esas alumnas que no sabían bien dónde querría trabajar, ya que es un sector muy amplio con multitud de posibilidades. Veía que podía encajar en varias áreas (gestión de calidad, laboratorio, marketing…), y recuerdo que mi elección de TFM no fue fácil.



Poco a poco, el máster me fue orientando, abriéndome la posibilidad de contactar con ponentes, empresas o profesores que venían a darnos charlas y contarnos su experiencia personal. Reconozco que me sirvió muchísimo conocer de primera mano a estas personas y os recomiendo que no perdáis la ocasión de acercaros a ellos y preguntarles lo que os interese. Gracias a uno de ellos, tuve la oportunidad de poder realizar mis prácticas en laboratorios ROVI S.A Granada. Al ser natural de Granada, una de mis opciones era buscar una plaza en la planta que ROVI tiene en el Parque tecnológico de la salud.

Empecé como becaria en el departamento de garantía de calidad y después como técnico. Poco a poco me di cuenta de que, una de esas capacidades que aún me quedaban por desarrollar, era la de trabajar en una oficina gestionando y asegurando la calidad de todos los procesos relacionados con la producción de un medicamento. Aprendí muchísimo y me motivó el hecho de trabajar en algo que no me había planteado hasta entonces. A la vez estoy en contacto directo con el laboratorio de control de calidad, departamento de producción y también de ingeniería. En definitiva, y casi sin darme cuenta, he descubierto un abanico de posibilidades que me ha abierto más puertas.

Espero que os sirva para tener otro punto de vista de cara a vuestra futura elección de TFM. Actuad siempre buscando lo que más se acerque a lo que creéis que pueda gustaros, aunque no estéis del todo seguros, y perseguid vuestras inquietudes.

By Irene Salguero, alumna MIDI XXVI