martes, 18 de julio de 2017

Aprender disfrutando...



El máster en I+D+i de medicamentos consta en su recta final de un trabajo fin de máster (TFM) que ofrece la posibilidad de participar, bien en proyectos de investigación de la propia universidad, de la Clínica Universidad de Navarra (CUN), del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) o de empresas farmacéuticas de toda España. En mi caso opté por esta última opción. No fue una decisión fácil por la gran cantidad de proyectos que se nos ofrecían y entre los que resultaba muy difícil decantarse. 

Me decidí por una empresa ubicada en Vitoria (Parque Tecnológico de Álava) de nombre Praxis Pharmaceutical. Su oferta dirigida a la I+D de nanopartículas para tratar enfermedades, era demasiado “jugosa”. 

Mes y medio después de comenzar el proyecto la impresión no puede ser mejor. El departamento de I+D de Praxis pone todos los medios necesarios para aumentar mi formación al mismo tiempo que me da una responsabilidad e independencia que van más allá de un TFM, lo que supone una gran ventaja de cara al futuro. Desde junio hasta diciembre avanzo por las distintas fases (desde documental y bibliográfica hasta fase experimental en laboratorio) que suponen este proyecto de I+D, ofreciéndome una visión completa de la industria farmacéutica.

En definitiva, hay trabajos fin de máster al gusto de todos y la experiencia que se obtiene no sólo es útil, sino que además se disfruta.

By Iñigo Gamboa, alumno MIDI XXVII

jueves, 25 de mayo de 2017

Artichoke o cómo ser un alumno emprendedor



La idea surgió en uno de los primeros Skype que hicimos todos juntos. Habíamos tenido unas clases didácticas de Brainstorming en el Innovation Fast Track (IFT), y lo pusimos en marcha así. Comenzamos a decir ideas varias, problemas cotidianos que nos gustaría solucionar y de uno de ellos nació la idea de Artichoke. Empezó como una idea dispar sin convencernos mucho pero, tras realizar búsquedas por Internet para explorar el mercado y comentarlo con amigos y familia, fue Artichoke la que vieron como una idea innovadora y con la que se podría trabajar, y decidimos seguir adelante. 

Desde nuestras primeras reuniones con el resto del equipo nos había interesado una idea que fuera eco-sostenible, es decir, necesitábamos una idea innovadora que nos concienciara con el medio ambiente. Como nuestro equipo es multidisciplinar (formado por dos ingenieros, una arquitecta, una bioquímica y una farmacéutica), la idea se vio enriquecida por estas áreas, complementándose en todos sus aspectos. Al trabajar en equipo hemos conseguido que la idea se enriquezca con diferentes puntos de vista y, además, hemos aprendido a organizarnos los unos con los otros, a compaginar nuestros horarios, a encontrar tiempo cuando parece que no lo hay y, lo más importante, a escucharnos los unos a los otros, de forma que hemos trabajado en armonía. 

Como cualquier programa cursado en la Universidad de Navarra, el IFT es compatible con los horarios de los alumnos para que no haya inconveniente en realizar las tareas del programa ni el seguimiento correcto de nuestro Máster. Sin embargo, hay periodos de intenso trabajo que se solapan por lo que uno se debe organizar correctamente para sacar el máximo partido a ambos.



El premio por haber ganado consta de un viaje de una semana a Tel-Aviv (Israel) para conocer el ambiente emprendedor del país y, además, la posibilidad de seguir desarrollando la idea a través del departamento de emprendimiento de la Universidad. Se trata de una oportunidad única para nosotras ya que esperamos complementar aún más nuestra formación y también se nos brinda la oportunidad de poder seguir trabajando en nuestra idea.

Y no podemos estar más orgullosas de ello.


By Elena Lucas y Celia Martí, alumnas MIDI XXVII